lunes, 16 de marzo de 2015

DIBUJANDO EL PASEO VICACHÁ (primera parte)


 Hay un tramo del eje ambiental de Bogotá, entre las carreras 4ª y 8ª, rematado por los edificios Monserrate al oriente y Camacho al occidente, que contiene uno de los más ricos repertorios arquitectónicos y de espacios públicos de Bogotá, al que he bautizado como “El Paseo Vicachá”, lo he recorrido para conocerlo, fotografiarlo, medirlo, disfrutarlo y dibujarlo de arriba abajo durante años.

 Urbanísticamente hablando, tiene este tramo, una deliciosa forma sinuosa heredada del río Vicachá, hoy condenado a la oscuridad –en recuerdo del difunto río, doy su nombre al paseo–.


 Cuando visito el “Paseo Vicachá”, habitualmente empiezo el recorrido de occidente a oriente desde la carrera octava, tomando como punto de partida el edificio Camacho (1948) de “estilo internacional”, obra a lo Mies van der Rohe de la compañía Cuellar Serrano Gómez, donde el vidrio comienza a ser el  protagonista en la arquitectura de Bogotá.




 Continúo el recorrido subiendo por el costado norte, y en la fachada ideal del paseo, aparece el Palacio de San Francisco, edificio clásico por excelencia, diseñado por el arquitecto francés Gastón Lelarge a principios del siglo XX, construído en el predio donde primero existió un convento que formaba parte de la aledaña iglesia de San Francisco.




…el edificio es muy elegante, sobrio diría yo, el trabajo en piedra es impecable; en el remate de la fachada se conservan unas figuras alegóricas que representan la paz y el trabajo –ojalá algún día dejen de ser sólo figuras alegóricas–…



…colindando con el Palacio de San Francisco, bordeando el paseo, está la iglesia de San Francisco, la edificación más antigua de la ciudad –Estar ahí parado, en la emblemática esquina –costado nor-occidental del cruce de la av. Jiménez con carrera séptima–, en la esquina más arraigada en la memoria de los bogotanos, con la pretensión de plasmar el momento en un dibujo, es  intimidante; se tiene la sensación de no saber por donde empezar–; La portada de la fachada principal está hecha en piedra, bien conservada, pese al vandalismo que sufre por “grafitteo” y desaseo, afortunadamente sigue en pie y es nuestra única joya arquitectónica del siglo XVI.


… la torre es de 1794, ya que la construcción que se inició en 1550 primero tuvo una espadaña; a lo largo de su historia tanto la espadaña como la torre han sufrido deterioros y caídas…


…siguiendo al oriente, frente a la iglesia de san francisco, cruzando la carrera séptima, en el predio de la esquina sur occidental de la antigua plaza de las yerbas –hoy parque santander–, predio en donde primero estuvo un batallón de artillería chapetón, luego un edificio administrativo de las oficinas de tabacos, de correos y sede del primer “casino” de juego y fabricación de naipes, luego convertido en albergue del ejercito patriota, donde en alguna época estuvo el hotel Mesón, y donde finalmente también estuvo el tristemente desaparecido hotel Granada, encontramos el edificio Banco de la República, construido en 1958 por Cuellar Serrano Gómez Diseñado por Alfredo Rodríguez Orgaz en 1954… (continúa).

1 comentario:

  1. Oh, por Dios. qué divino todo esto. ¿Ahora también bocetas planos? Quedaría lindísimo un plano antiguo bocetado por ti. Zdena

    ResponderEliminar