martes, 3 de febrero de 2015

QUÉ TIENEN QUE VER GABRIEL, ALEJANDRO, FELIPE Y GREGORIO CON MIS BOCETOS DE LA CAPILLA DEL SAGRARIO?


Entre 1660 y 1700 se construyó la Capilla del Sagrario, –la vecina de la Catedral–, para lo cual se demolieron dos casas – desde esa época ya se tenía la costumbre en Bogotá de estar demoliendo casas–, con dineros provenientes de una “vaca” “nacional e internacional” (como dice Jorge) que hizo un fervoroso creyente español llamado Gabriel.


En esos casi cuarenta años, mientras la capilla se construía, Grogorio – el único bogotano de la historia–, pintaba y pintaba, y alcanzó a pintar como cincuenta cuadros, de los cuales a la capilla le van quedando como treinta y pico, todos de santos y vírgenes.


Mientras en Bogotá se iniciaba la construcción de la Capilla del Sagrario, el noble inquisidor Alejandro –el que mandó a Bernini a construir la columnata de la plaza de San Pedro en Roma–, pontificaba y Felipe “el grande”, el mecenas de Velázquez, mandaba aquí en las indias.

Es una capilla que además de santa, es histórica y hasta patriótica ya que pese a las dudas sobre el catolicismo de Bolívar, aquí le hicieron una misa de recibimiento por vencer a los chapetones allá en Boyacá.



Como todas las iglesias de Bogotá, la Capilla del Sagrario también sufrió un estropicio  con el famoso temblor de 1827, lo que hace que su pequeña y sobria fachada, catalogada por los que saben como barroca y/o como plareresca;  pero que finalmente es algo asi como Barroco Neogranadino, tenga  otra historia curiosa que contar, ya que debido a que la portada presentaba un desplome considerable –probablemente por lo del temblor–, a mediados del siglo XX se decidió desarmarla piedrita por piedrita y volverla a armar, ahora si “aplomadita”,  piedrita por piedrita…

Notas: 
Gabriel      = Gabriel Gómez de Sandoval
Alejandro  = Fabio Chigi, alias papa Alejandro VII. 

Felipe      = rey Felipe IV
Gregorio   = Gregorio Vázquez de Arce y Ceballos.