viernes, 5 de diciembre de 2014

PORQUÉ SALIR A DIBUJAR?


Salir a dibujar Bogotá, algo olvidada por sus habitantes, paradójicamente más que por sus visitantes, es el tema que me llevó, hace un par de años a practicar el dibujo “in situ”, que por fortuna resultó ser el método más agradable que encontré para desentrañar las formas, escarbar las superficies, hallar los límites, advertir el juego de luces y sombras, e ir, de paso, imperceptiblemente, convirtiendo en memorable, mi vida cotidiana.                                                                 
  


Salir a dibujar, a dibujar a mano, a dibujar en el sitio, es un ejercicio que produce mucho entusiasmo, que empieza incluso desde la escogencia de la libreta de bocetos, ese magnífico “contenedor” de nuestros garabatos, que llevaremos siempre, al elegir cuidadosamente un formato, un tipo de papel y hasta un encuadernado que nos invite a dibujar.

Salir a dibujar cuantas veces sea posible, me permite además aprender acerca de la arquitectura patrimonial de Bogotá, y de paso ir encontrando una forma personal de plasmar mis impresiones e ideas, hasta llegar al difícil, pero codiciado “boceto de autor”.


Salir a dibujar porque definitivamente capturar  “simples momentos” en el papel,  llega a ser muy adictivo, cuando uno se da cuenta de que está creando así, sorprendentes momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario